Buscar
  • Red de Psicólogxs Feministas

ADULTXS MAYORES, NUEVO CORONAVIRUS Y AISLAMIENTO SOCIAL

Por Luis Angel Avalos


Las personas adultas mayores son uno de los grupos de mayor riesgo frente al nuevo coronavirus. Los datos estadísticos con los que contamos a nivel internacional, indican que la mortalidad entre mayores de 65 años es significativamente mayor que en adultos jóvenes, sobre todo, cuando se trata de adultxs mayores con enfermedades crónicas.

Es claro que estamos frente a un escenario global inédito y desafiante. La crisis social que enfrentamos a partir del nuevo coronavirus evidencia inequidades preexistentes, y las medidas que se implementan para el cuidado de la población en general y de lxs adultxs mayores en particular, deben tener en cuenta muchos aspectos, entre ellos, no profundizar esas inequidades.

El aislamiento social se presenta como una de las medidas de prevención más eficaces, sin embargo es importante que al implementar políticas de prevención, se respete el derecho a una vida digna. En ese sentido, numerosas organizaciones internacionales por los Derechos Humanos, advierten en estas horas acerca de la necesidad de tener muy en cuenta que las políticas sanitarias no den lugar a discriminación y estigmatización de ciertos sectores de la población.

Las personas adultas mayores, mucho antes de la llegada del nuevo coronavirus ya tenían que enfrentar situaciones de precariedad, muchas de ellas padecían diferentes violencias, tanto en sus hogares como en el sistema de salud, mercado laboral y otros ámbitos, sin embargo de eso no se habla. Las violencias hacia personas adultas mayores han estado y siguen estando invisibilizadas.

Así como hablamos de “micromachismos” para referirnos a las violencias machistas que tenemos naturalizadas y en las que frecuentemente incurrimos sin percibirlas como conductas violentas, también podemos hablar de “microviejismos”, cuando de diferentes modos (a veces sutiles, otras no tanto) estamos violentando, de forma directa o indirecta, a las personas adultas mayores.

En este momento en que quedarse en casa es la consigna, no podemos dejar de tener en cuenta que muchas viejas y viejos, pueden quedar atrapadxs en manos de un enemigo tan peligroso y mortal como el virus. La violencia intrafamiliar hacia adultxs mayores es mucho más frecuente de lo que imaginamos.

Pero no sólo en el ámbito familiar, sino en la sociedad toda, en sus instituciones y en medios masivos de comunicación se van naturalizando distintos modos de violentar a lxs viejxs. Esos “microviejismos” incluyen: infantilizar al adulto mayor, subestimar o ignorar su opinión, tratarle como ignorante, dar por supuesto que se ha quedado en el tiempo y su punto de vista está desactualizado, pensarles como incapaces, asumir que por ser mayores son personas enfermas, pensarles sin deseos sexuales, mucho menos pensarles no heterosexuales, asumir que todo en ellxs es deterioro. En definitiva, apartarles. Tratarles como descarte.

En este momento de aislamiento social como medida preventiva frente a la pandemia, no podemos incurrir en la soberbia de suponer que sabemos qué necesitan lxs viejxs sin escucharles. No debemos taparles las bocas y encerrarles bajo la idea de estar cuidándoles. No considerarles sujetxs de derechos. Paternalizarles y si se rebelan juzgarles y abandonarles a su suerte. Debe haber un modo de cuidar sin avasallar. De respetar sus vidas y asistirles sin pretender que se adapten a lo que a otrxs les conviene. El nuevo coronavirus nos desafía a encontrar modelos alternativos, humanos, que respeten la dignidad de las personas.

En el mejor de los casos, todes llegaremos a viejxs. Respetemos el derecho de las personas adultas mayores a vivir una vejez digna. Cuidarnos debe incluir respetar los derechos de todes.



0 vistas

Comunicate con nosotrxs

Asistencia Psicológica:

contacto@redpsicologxsfeministas.com

Recursos Humanos

rrhh@redpsicologxsfeministas.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon