Buscar
  • Red de Psicólogxs Feministas

Gestación por sustitución: ¿mujeres patriarcadas?

Por Cynthia Dilenne


Gestación subrogada, maternidad por sustitución, gestación por sustitución o “alquiler

de vientre”, son los diferentes nombres que se escuchan. Términos con los que se intenta definir una práctica englobada dentro de las técnicas de reproducción asistida, y que hoy está a la orden del día. La gestación subrogada califica como una técnica mediante la cual se posibilita ser padres a personas o parejas que no tienen posibilidades de gestar. Consiste en que una mujer, ajena a la pareja o el individuo, lleve adelante el proceso de gestación y dé a luz un bebé. Este niñx tiene relación genética con quienes aportaron los gametos, es decir, no tiene similitud genética con la mujer gestante. Respecto de la forma en que la mujer gestante llega a la práctica, puede darse de manera altruista o percibiendo una suma de dinero por la gestación; este último caso es el estrictamente conocido como “alquiler de vientre”.

Si bien en nuestro país en el Código Civil y Comercial encontramos las Técnicas de

Reproducción Humana Asistida pero sólo están permitidas las técnicas y procedimientos de fertilización que se deben usar en la mujer gestante con gametos propios. Es decir, entre las técnicas admitidas no se reglamenta la maternidad subrogada. Sin embargo, puede comprobarse que sí es un recurso utilizado en otros países e incluso tiene recepción creciente en nuestro país. El ejercicio de esta práctica da lugar a que se abran muchos interrogantes y que, nuevamente, interpelemos el lugar de la mujer en nuestra sociedad. ¿Qué lugar se le otorga a la mujer que “alquila su vientre” para gestar? ¿Cuál es el vínculo entre esta práctica y la reproducción de los estereotipos asociados a la mujer?

La posibilidad de “contratar” el cuerpo de una mujer para un fin lucrativo es una forma de mercantilización de la mujer, dejando a la misma en un lugar de objeto. Con esto

pensemos: ¿no se estarían reproduciendo aquellos estereotipos con los que el feminismo lucha intentando desterrar? La posibilidad de que otrxs puedan hacer uso del cuerpo de la mujer, para beneficio propio, está arraigada en el patriarcado. Gestando, la mujer continúa quedando asociada a la función reproductora, supeditada al control y negocio de la sociedad.

Recordemos que el patriarcado se define como un sistema social de dominación y poder que ejercen los varones, que en consecuencia ostentan privilegios en perjuicio de las mujeres. Encontramos que a lo largo de la historia se ha perpetrado “la subordinación de la mujer a la reproducción de la especie”. Como si éstas tuvieran la obligación de darle continuidad a la especie humana, y obviamente encargadas del cuidado de dicha especie. Estereotipos que se depositan en las mujeres, tales como “la mujer se realiza cuando es madre” (aún hoy vigente en nuestra sociedad). Dan cuenta de esta obligación impuesta que se nos hace a las mujeres.

En este orden de ideas, es entonces posible que la gestación subrogada sea funcional a

este sistema configurando “mujeres patriarcadas”: mujeres objetos del patriarcado. En otras palabras, el hecho de que podamos contemplar la posibilidad de realizar un negocio con el cuerpo de la mujer sería una forma de reproducir la asimetría y desigualdad, que el patriarcado sostiene entre hombres y mujeres. En este sentido, no debería sorprendernos que Organismos Internacionales de Derechos Humanos consideren la gestación subrogada como una nueva forma de explotación de la mujer y de tráfico de personas. Basta con leer algunas noticias internacionales, en las que se reflejan que países tales como en Nigeria, se hayan encontrado mujeres embarazadas encadenadas, gestando bebés para su venta; o que la India sea el principal productor de bebés, a través del “vientres de alquiler”, configurándose como “La Capital Mundial de la gestación subrogada”. Es de público conocimiento las condiciones de vulnerabilidad social en que se encuentran las mujeres de esos países. Pareciera que, lejos de ser un acto “altruista” como muchxs mencionan, la gestación subrogada da lugar al tráfico y

vulneración de derechos de tanto mujeres como niñxs.

Simone de Beuvoir, una de las pioneras en la lucha del feminismo, en sus argumentos

mostró cómo hasta el ciclo reproductivo de la mujer se encuentra moldeado por la sociedad. Dice así: “...desde la pubertad hasta la menopausia la mujer es sede de una historia que se desarrolla en ella y que no la concierne...”.

A modo de cierre: ¿tenemos motivos para pensar que la “gestación por sustitución”

constituye una forma moderna de control sobre el cuerpo de las mujeres?


Bibliografía consultada

Ley 26.994 - Título V- Cap 2.Reglas generales realtivas a la filiación por técnicas de

reproducción humana asistida.

Simone de Beauvoir - “El segundo sexo”. Ed. DEBOLSILLO

http://www.bbc.com/mundo/ultimas_noticias/2013/05/130510_ultnot_nigeria_fabrica_bebes_dp

http://www.muntcp.org.mx/bg/MUN14th_ONUM-A.pdf /ONU MUJERES - Informe sobre

gestación subrogada- año 2017

Noticias ONU - https://news.un.org/es/story/2018/03/1428492





360 vistas

Comunicate con nosotrxs

Asistencia Psicológica:

contacto@redpsicologxsfeministas.com

Recursos Humanos

rrhh@redpsicologxsfeministas.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon