Buscar
  • Red de Psicólogxs Feministas

Semana Mundial del Parto Respetado

A lo largo de la historia, en diferentes ámbitos, las mujeres hemos sido calladas. A partir de diferentes discursos se ha justificado que otrxs hablen por nosotras y decidan por nosotras.

En la semana del parto respetado nos proponemos algunas reflexiones:

Pese a los derechos que hemos conquistado las prácticas institucionales en el embarazo y el parto continúan reproduciendo situaciones de violencia, no sólo a partir de intervenciones muchas veces innecesarias, sino en la vulneración del derecho a decidir cómo, dónde y cuándo parir de las mujeres y personas gestantes.

El “parto respetado” hace referencia a que cada mujer y persona gestante, tiene derecho a decidir sobre su propio proceso de parto, para lo cual precisa previamente contar con la información necesaria.

Contamos con una Ley (25.929) que fue reglamentada en el año 2015, que trata sobre los derechos de las personas gestantes y recién nacidas, sin dejar de lado las responsabilidades y obligaciones de las instituciones. Una ley que habilita y nos posiciona en otro lugar frente a éste tema. Una ley en un histórico social que habilitó nuevas subjetividades, y con ello nuevos interrogantes. Hoy podemos hablar, cuestionar, desarmar y continuar problematizando seguramente a partir de ciertos momentos claves que se lograron por la lucha de muchas mujeres, que sacaron una vez más a lo público lo que estaba en el mundo privado.

Hoy, según el marco jurídico podemos decidir como queremos transitar nuestro embarazo y parto, sin embargo continuamos viviendo y escuchando relatos y vivencias que se encuentran sellados por violencias.

La medicalización y la patologización de los embarazos y nacimientos condiciona fuertemente nuestra posibilidad de decisión frente al saber médico, los lógicas del sistema médico hegemónico y sus implicancias en la salud mental de las personas gestantes resultan un primer y enorme obstáculo a la hora de poder apropiarnos de ese proceso.

¿Qué sucede cuando el saber, la información la tiene la persona que está gestando? ¿qué se pone en juego allí? El poder, las relaciones de poder y las posiciones cristalizadas en ello. En éste proceso de parir y nacer lo que la realidad nos muestra es que quien tiene el saber es el discurso médico que históricamente se ha legitimado como aquel que sabe qué es lo mejor para nosotras: el modelo médico hegemónico. Y es en ese imaginario y entramado social donde se sostienen diferentes modos y procedimientos sin nuestro consentimiento.

Ahora bien, es preciso también contemplar las singularidades, las tramas personales, las propias historias, las formas en que cada persona llega a estas instancias, y habilitar así maneras diversas de atravesar estos procesos, sin negar ninguna opción como válida. En todo caso será válida según cada quien.

Parir en forma respetada es en definitiva que las personas gestantes seamos escuchadas.

¡Parir es Político!




87 vistas

Comunicate con nosotrxs

Asistencia Psicológica:

contacto@redpsicologxsfeministas.com

Recursos Humanos

rrhh@redpsicologxsfeministas.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon